“Semper fidelis”. La ley del silencio en el Puerto de Barcelona se desvanece

“El pistolas y el martorell y otros asociados, que en sus vehículos Mercedes y Nissan Patrol merodean continuamente por el interior del puerto apuntando matriculas de camiones y controlando y vigilando a los transportistas y sufriendo posteriormente la quema de sus camiones”, así describían la situación que se vivía en Puerto de Barcelona algunas de sus víctimas. Posteriormente en octubre de 2005, aparecieron totalmente calcinados tres camiones y tres remolques, en un estacionamiento del barrio de La Sagrera y en noviembre incendiaban otro en Santa Perpetua de la Mogoda, cerca de Barcelona, dejando sin sustento a cuatro padres de familia ya que su único medio de vida era el transporte de contenedores por carretera y habían cometido el error de no asociarse al “sindicato del crimen” del puerto.
Si, se acabó la coacción, la amenaza y el miedo a sufrir lesiones por parte de unos desalmados que por enriquecerse eran capaces de destruir el único sustento de aquellos trabajadores del transporte por carretera que no se doblegaron a la extorsión de una banda de mafiosos.
Si, finalizó su estrategia del terror y de imposición de la “ley del silencio” cuando se decidieron a denunciar los hechos ante la Fiscalía de Barcelona unos pocos y valientes que arriesgaron su patrimonio y confiar en la Justicia.
Gracias a la decisiva participación de la Autoridad Portuaria de Barcelona y de la asociación de transportistas AMETRACI, a cuyo frente estaba Jordi Gasset (D.E.P.) se inició una actuación policial que acabó con la mafia del transporte de contenedores en el puerto de aquella ciudad.

Cortesía de El Mundo

La investigación apuntó a la cúpula directiva de TRANSCONT Barcelona, una asociación de 600 transportistas autónomos de contenedores que pretendía monopolizar este servicio en el Puerto de la ciudad y expulsar a todos sus competidores con métodos mafiosos, en cuyo seno se gestó una organización criminal que se lucró durante 9 años de sus prácticas ilícitas y que ahora han sido enjuiciadas.
El pasado 27 de diciembre se dictó sentencia de condena por delitos de asociación ilícita y extorsión por un total de siete años de prisión a los responsables de esta asociación, a cuyo frente estaban Antonio G. V., “el pistolas”, Manuel M. C. “martorell”, Luis V. A. “el espinete” y J. Luis P. R. “el puma” y J. Mª B. de la I., quienes se identificaban por sus apodos ante los amenazados y entre los demás miembros de la asociación, con pegatinas en sus vehículos con el lema “Semper fidelis” (siempre fieles), emulando al cuerpo de marines de EEUU, aunque no se identificaron por su valentía precisamente porque todas sus acciones vandálicas las cometían con nocturnidad y por la espalda.
Esta pesadilla se fragua en 1997 cuando a este grupo de individuos, le nace un competidor, AMETRACI, una asociación del transporte que, pretendía simplemente trabajar en libre competencia en el puerto. Desde entonces los responsables de TRANSCONT presionaron de diferente forma para eliminar a su competidor y en el año 2003, la disuelven ilegalmente como después se pudo acreditar judicialmente. Resurge dos años después, y a partir de entonces surge una violencia inusitada en el Puerto de Barcelona.
Este puerto, como todos los organismos autónomos, tienen su dinámica propia, se realizan multitud de actividades industriales, comerciales, aduaneras y el imprescindible transporte de mercancías, sin el cual éste se colapsaría. Y, es esta la herramienta que han utilizado los responsables de TRANSCONT para infundir el terror en este espacio de la ciudad.
La idea era muy sencilla en su diseño pero con unas consecuencias muy trágicas. Si miramos la historia de la mafia en Nueva York, recordaremos el montaje de los Gambino con la creación de la empresa BFI que impuso la recogida de basuras en la ciudad a modo de monopolio lo que tan sólo supuso en las desaparecidas torres gemelas que pagaran el 1000 por cien de lo que después tuvieron que pagar, sin el canon de la extorsión mafiosa.
Quizás, intentaron copiar este modelo en el Puerto de Barcelona, Antonio “el pistolas” y el Martorell, máximos responsables de TRANSCONT y sus tres hombres de confianza, pero no lo consiguieron gracias a la valentía de los denunciantes y a la decisión del entonces Fiscal Jefe de Cataluña, D. José María Mena que ordenó la investigación de los hechos a su Unidad Adscrita del Cuerpo Nacional de Policía.
La actividad ilícita desarrollada por los responsables de TRANSCONT, viene perfectamente delimitada en la sentencia judicial y en la resolución de la Comisión de Defensa de la Competencia, que sancionó el 1 de abril de 2008 con una multa de 7.340.000,- € a esta asociación, por imponer coactivamente a las empresas de transporte tarifas unilateralmente e impedir el ejercicio de la libre competencia, entre otras irregularidades.
La resolución de Competencia, recoge entre otras cosas, “…todos los camiones que pertenecen a los asociados de TRANSCONT se identifican mediante un número blanco sobre fondo azul, comprendido entre el 1 y el 1000. Este número es vendido o alquilado por la asociación con el fin de controlar el censo de camiones y, en consecuencia, evitar que operen en el puerto camiones sin número…”…”.. Las amenazas y las coacciones se utilizan también para: mantener una tarifa de referencia obligatoria sobre los servicios realizados por los camiones portacontenedores, asegurar que las empresas distribuyen los servicios de forma equilibrada entre sus chóferes y los autónomos asignados ya tengan mucho o poco trabajo y asegurar que las empresas pagan a los autónomos en los plazos convenidos”.
Pero, ¿Cuál era ese peaje que debían pagar los camiones que no querían doblegarse a la amenaza?, pues no le quedaba más remedio, si querían trabajar en el puerto que, alquilar el número por el módico precio de 180 € al mes, o comprarlo por tan sólo 6.000 a 18.000 €, y así poder trabajar con “tranquilidad” en el puerto.
Y, qué sucedía a aquellos que osaban llevar su camión y hacer la carga y descarga de contenedores en las terminales del puerto de Barcelona sin pagar la extorsión, simplemente eran expulsados del puerto con todo tipo de tácticas mafiosas que van la amenaza, coacción, el lanzamiento de rodamientos con tiragomas, a veces en marcha, roturas de cristales con bates de béisbol, pinchar las ruedas internas del camión con punzones metálicos, agresión verbal, seguimiento del vehículo, llamadas amenazantes, incendios de vehículos particulares y de camiones, y otras vejaciones y delitos.
Esta era la “táctica comercial” de captación de socios de “TRANSCONT” en el Puerto de Barcelona, hasta que fue desarticulada judicialmente. Recordaremos algunas expresiones de los transportistas que su único sustento es su trabajo con su camión…: “Que el pistolas y Martorell, se mueven con total libertad por la terminal preguntando a los chóferes con qué empresa trabajan… mirando en las pantallas de los ordenadores los datos del camión, el nombre y domicilio del conductor y empresa para la que trabajan…”El pistolas.. le ha seguido en ocasiones con un mercedes coupé, negro, cerrándole el paso a su camión y marchándose después…”
“La presencia continua de “EL PISTOLAS” y MARTORELL y otros asociados, en vehículos merodeando por el interior, apuntando matrículas de camiones, controlando y vigilando a los transportistas … todo el que trabaja en el puerto sabe que tales actitudes significan que los no asociados a TRANSCONT puedan sufrir algún daño”…..
“Cuando se disponía a descargar llegaron dos individuos en una moto que se cubrían la cabeza con casco y con un tirachinas y bolas de acero le rompieron la luna delantera del camión”… “previamente había estado el vehículo Nissan Patrol conducido por MARTORELL, que le había preguntado para quien trabajaba, dando pasadas con su vehículo y llamando por teléfono”
Y, multitud de declaraciones de perjudicados que declararon en el juicio oral, a pesar de que hubo otros muchos que no quisieron hacerlo, simplemente por temor.
Pero ¿cuál era la finalidad de los directivos de Transcont condenados por la Justicia?
Sencillamente, constituirse en el monopolio del transporte de contenedores en el Puerto de Barcelona, intimidando a todo el sector que operaba en éste y de esta forma obtener ingresos ilícitos por esta actividad como únicos controladores de la misma en el puerto de la ciudad y lucrarse con la venta y alquiler de los números que justificaban el chantaje.
Para ello debía crear sociedades mercantiles que controlaran estos ingresos ilícitos constituyéndose la sociedad BCN TRANSPORTE DE CONTENEDORES, S.L. y otras sociedades instrumentales, habiéndose acreditado que en un año se han podido beneficiar de 262.000 € y 175.251 € en la venta y alquiler de números respectivamente.
Pero esta estrategia se truncó como consecuencia de la investigación realizada por la Unidad Adscrita del Cuerpo Nacional de Policía, a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, dirigida entonces por el Fiscal jefe, D. José María Mena y que permitió detener a sus responsables y esclarecer todos los delitos.
La Sentencia judicial, finalmente, no sólo condenó a los responsables de la Asociación, sino, que, además, los inhabilitó para el derecho de sufragio pasivo, por el tiempo de la condena, y les obligó a devolver el dinero aportado por los perjudicados de la extorsión y disolver la asociación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s