El lobo hombre estaba en el “ensanche” barcelonés

En 1984 escuchábamos en la radio la canción de La Unión “El lobo hombre está en Paris” y olvidábamos que en Barcelona teníamos otro. Si, desde el año 1982 se venía denunciando en esta ciudad violaciones por parte de un individuo joven que actuaba en el centro de la ciudad. Las denuncias se sucedían una tras otra y el autor seguía sin identificarse. La Policía estaba desconcertada y la sociedad empezó a padecer una sensación de inseguridad impropia de una ciudad que desde siempre ha tenido confianza en su Policía. Se alertó a todos los grupos de investigación de los distritos afectados (Gracia, Concepción y Universidad) y se coordinó toda la actuación desde la Brigada de Seguridad Ciudadana la Jefatura Superior de Policía de Cataluña que, después de varias semanas, en la madrugada del día 7 de febrero de 1984, culminó con la detención de Francisco López Maillo, el primer violador del ensanche de Barcelona y que el próximo 17 de mayo se cumplirán diez años de su muerte.

Foto cortesía de El Pais

La detención se produjo en el barrio del ensanche, mapa geográfico mental del violador, cuando intentaba evadirse de la presencia del vehículo camuflado de la policía que, después de una corta persecución en dirección contraria, consiguió darle alcance y recuperar la navaja que empleaba para intimidar a sus víctimas. Desde ese momento la ciudad volvió a respirar tranquila, había sido detenido el individuo que durante 18 meses había agredido sexualmente a 97 mujeres. Entonces tenía 20 años, medía 1,68, ojos azules, anchos labios, descripción que coincidía plenamente con la descripción que ofrecían sus víctimas. Los policías que lo abordaron no tenían ninguna duda de que se trataba del hombre que buscaban desde hacía semanas.
Los reconocimientos en rueda realizadas en comisaría por parte de sus víctimas fueron contundentes, fue reconocido en todos los casos con total seguridad. En más de una ocasión, pude comprobar como alguna de sus víctimas al observar a su agresor a través del cristal unidireccional se desmayaba al verlo de nuevo.
Declaró en dependencias policiales el “modus operandi” empleado: preguntado para que diga qué modo de operar tenía una vez abordaba a la mujer del portal o a la entrada de éste, contesta que al abordarla la amenazaba con la navaja, obligándola a dirigirse al primer rellano de la escalera, donde las despojaba personalmente del dinero contenido en los bolsos y, posteriormente, las obligaba a que le entregaran las joyas que portaban, salvo en algunas ocasiones en las que manifestaban que eran recuerdos de familia, para inmediatamente y sólo en parte de los hechos cometidos en total, obligarlas a que se quitasen la ropa, especialmente de cintura para abajo, colocándolas generalmente de espaldas a él y apoyadas contra la pared, las penetraba”.
Fue enjuiciado por la Audiencia Provincial de Barcelona y condenado a 592 años de prisión al considerar que no padecía enfermedad mental alguna aunque, si se le apreció una alteración de la personalidad que le causó una enajenación mental incompleta. Pero sólo cumplió 14 años, 8 meses y 8 días negándose siempre a someterse a tratamientos psicológicos ni médicos específicos aplicados a los agresores sexuales informando los psiquiatras que era prácticamente seguro que reincidiría a su salida de prisión.
Según Leopoldo Ortega Monasterio, psiquiatra forense que declaró en el juicio, Francisco Lopez Maíllo no tenía alterada la inteligencia ni su voluntad estaba alterada y era plenamente consciente y responsable de sus actos.
A pesar de ello, se benefició de varias reducciones de pena y recibió ayuda humanitaria, económica y laboral de la Generalitat de Cataluña sin que mostrara arrepentimiento de sus acciones criminales.
Al salir de la cárcel y volver a su domicilio paterno en el Raval de Barcelona, se generó gran alarma social por lo que se vio obligado a cambiar de residencia en varias ocasiones sin conseguir camuflarse en la ciudad.
Con la ayuda del Departamento de Justicia de la Generalitat viajó a otros paises europeos pero al final tuvo que cruzar el charco y refugiarse en la República Dominicana recibiendo un subsidio de 60.000 pesetas mensuales siendo acogido por la Orden religiosa de la Merced de aquel país, desconociéndose si cometió alguna otra agresión allí.
Gozó de la libertad desde el año 1998 al 2001 y dado que se diagnosticó en la República Dominicana una grave esclerosis, regresó a Barcelona donde fue ingresado en el hospital de San Juan de Dios, quedando impedido poco después en una silla de ruedas hasta su fallecimiento el 17 de mayo de 2001.
Su aspecto en el momento de la detención era el de un hombre casi angelical pero detrás de esa máscara se escondía un auténtico criminal que sometió a verdaderas atrocidades a sus víctimas. Empezó cometiendo pequeños robos con intimidación pero después aprovechó esta situación de superioridad para abusar sexualmente de sus víctimas que estaban sometidas a su voluntad.
Después le siguieron otros violadores en serie pero éste marcó un punto y aparte en la investigación de estos criminales seriales. Francisco López Maíllo obligó a la Policía a diseñar unas líneas de investigación que tenían dos frentes, el primero evitar que continuara agrediendo a ciudadanas indefensas y otro practicar su detención que, aunque tarde, se pudo realizar con éxito.

Anuncios

2 comentarios en “El lobo hombre estaba en el “ensanche” barcelonés

  1. Quiero felicitarte por tus labor, pero también quiero contactar contigo por privado sobre un tema de su interés. Ruego por favor contacte conmigo, publicamente no puedo dar ningún dato. Gracias. Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s