La delincuencia convencional

 

No es pacífica la definición a este concepto. Algunos expertos inciden en el hecho de que en la delincuencia convencional o tradicional se establece una relación concreta entre delincuente y víctima, cosa que no sucede en la delincuencia no-convencional donde la víctima aparece de forma difusa y, como mucho, se da la sensación de que la misma sería otra que la sociedad. Son los delitos que algunos denominan “sin víctima” sino piénsese en los delitos contra la Hacienda Pública o los de contrabando, por ejemplo, en donde existe la falsa sensación de que no existen víctimas.
Hay quienes opinan que la Delincuencia Convencional es la integrada por los delitos que se llevan a cabo en una sociedad con la consideración de mal, pero asumibles como realidad hasta cierto punto normal que otro la describen de forma prevalentemente contable, como hace M. López-Rey[1]y añade que la criminalidad convencional es sinónimo “de la perpetrada mayormente por el pobre diablo”[2] refiriéndose al ciudadano de “a pie” y, en especial el marginado o excluido.
César Herrero la define como:
“La delincuencia que se lleva a cabo en todo tiempo y lugar, dentro de las relaciones y situaciones sociales ordinarias, por parte de sujetos pertenecientes a la población en general, sobre todo los más marginados y excluidos, que ha sido, y lo sigue siendo, tradicionalmente incluida en las leyes penales de las sociedades civilizadas, y que aparece siempre, en lo posible, amplia y oficialmente registrada por las correspondientes instituciones operantes dentro del sistema penal”.[3]
Actualmente, por otra parte, se ha observado que este tipo de delincuencia va incorporando en su “modus operandi”, algunos de carácter violento y de gran trascendencia mediática y determinadas técnicas y avances propios de las sociedades postindustriales, si bien, ensayan, casi siempre, con instrumentos de tecnología menor.

[1] Este autor afirma que “Las mayores cifras suelen corresponder a los delitos contra la propiedad, seguidos por los de contra las personas. A distancias variables se hallan los demás delitos, entre los cuales los cometidos por los funcionarios públicos ocupan generalmente lugares remotos en la escala decreciente la criminalidad estadística.”
[2] LÓPEZ-REY, M., Criminología. Criminalidad y Planificación de la Política Criminal, Edit. Aguilar, Tomo II, Madrid, 1978, p.227 y p.338.
[3] HERRERO HERRERO, C., Fenomenología Criminal y Criminología Comparada, op. cit., p. 86.
Anuncios

Un comentario en “La delincuencia convencional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s