Enfoque criminológico y análisis no verbal de una filicida: Susan Smith

José Luis Martín Ovejero

Coautores: Paz Velasco de la Fuente y José Luís Martin Ovejero

 

“Todos ven lo que aparentas, pocos advierten lo que eres”

Nicolás Maquiavelo, El príncipe.

Una madre que mata a sus hijos es el peor de los crímenes pero… ¿Qué la lleva a matar a sus propios hijos a sangre fría? Cada vez que una madre asesina a un hijo, la sociedad ante la incomprensión de un hecho tan cruel  y desalmado, ante una muerte contra natura perpetrada por la persona que les tiene que proteger y de la cual dependen para sobrevivir, intenta justificar esa conducta bajo el parámetro de la enfermedad mental. Esto es como afirmar que todas las madres (y padres) que matan a sus hijos están “locos” (y por tanto serían inimputables penalmente) y no, esto no es cierto.

No es hasta mediados del siglo XIX cuando empiezan a surgir estudios sobre la delincuencia femenina…

Ver la entrada original 1.997 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s